Tornar

Cuadernos Hexágono I-II-III

Squilloni, Arianna; Lartitegui, Ana G.; Hernández, Olalla

Editorial: Cuadernos Hexágono Pantalia Publicaciones
Any: 2014
ISBN: 978-84-942456-0-2; 978-84-942456-1-9; 978-84-942456-2-6

En esta ocasión rompemos nuestra tradicional estructura de reseña para celebrar con alegría la reciente publicación de los Cuadernos Hexágono, nuevo proyecto editorial de la empresa zaragozana Pantalia, encargada, entre otras cosas de la publicación de Fuera [de] Margen, traducción castellana de la revista francesa sobre el álbum Hors Cadre(s) dirigida por Sophie Van der Linden de quien ya tuvimos el placer de reseñar su expléndido Album[s] hace unos meses.  El proyecto nace como consecuencia de la fecunda actividad intelectual del grupo Círculo Hexágono, quien desde hace ya 5 años, reúne a un pequeño colectivo estable de profesionales especializados en el mundo de la literatura infantil y juvenil, el arte y la lectura para el estudio y difusión (hasta este momento virtual) de diversos temas relacionados con los campos recién mencionados.
Ahora ya en papel, los Cuadernos Hexágono irrumpen en el mercado en forma de ensayo breve (los tres publicados hasta la fecha responden al mismo formato de 64 páginas en rústica y todo apunta a que seguirá siendo así en futuros lanzamientos), con la intención divulgadora de quien no se acomoda en el olvido teórico y abordando en esta primera tirada tres importantes temas como son el valor de la palabra, la elocuencia de la imagen y la esencia de la novela gráfica.

El primero de ellos, En el laberinto de la Palabra. Guía de Viaje corre a cargo de la versátil escritora y fundadora de la editorial A Buen Paso, Arianna Squilloni. Su ensayo no es un acercamiento semiótico a la palabra como tal sino una defensa, crítica y sesuda a pesar de su fluida apariencia, de los complejos procesos que giran en torno a esta. A partir de las necesarias (de)limitaciones que toda lengua, como sistema convencional de comunicación, impone a sus hablantes, la autora evidencia la habilidad del poeta, del literato o del mero “hablante” para utilizar esos constreñimientos de sentido, de sonido, o incluso de grafismo del lenguaje escrito para construir una voz propia. Una hábil desautomatización de la perspectiva sobre el lenguaje fundamentada con una abrumadora cultura editorial que llama la atención sobre la estrecha relación existente entre el sujeto, su identidad y la palabra.

La ilustradora y cofundadora de Pantalia, Ana G. Lartitegui es la autora del segundo de los Cuadernos Hexágono publicados en esta primera tirada. Páginas Mudas, libros elocuentes ofrece un profundo acercamiento al sistema comunicativo de las literaturas gráficas; una reflexión teórica sobre los mecanismos visuales de los que se valen las narraciones mudas para generar sus significados. Es la imperativa asunción de la complejidad interpretativa de la imagen, incapaz de emitir mensajes unívocos, la que hace de este estudio sobre la organización significativa de lo visual una necesidad teórica en un panorama actual donde la narrativas sin palabras vive un momento de especial relevancia. Siempre partiendo de ejemplos que facilitan su exposición, Lartitegui nos desgrana los diferentes planos de la significación visual, las posibilidades expresivas del medio o su capacidad para provocar interpretaciones tanto intuitivas como intelectuales. En definitiva, un genial ejercicio teórico que establece un más que interesante marco conceptual en torno a los “modos de hacer” de las literaturas gráficas.

El último de los tres estudios breves de los que se compone a día de hoy la colección de Cuadernos Hexágono es el ejercicio definitorio de la novela gráfica llevado a cabo por Olalla Hernández Ranz. En Esto no es una novela gráficaes una pipa, la escritora y editora de la colección de cómic infantil y juvenil Isla flotante, recorre con brillante habilidad los elementos que configuran este cuerpo específico de textos. El dominio jerárquico de la imagen sobre el texto, la secuencialidad que impone la viñeta como unidad de sentido y que vincula de manera esencial la narración a la temporalidad, y el conjunto de características específicas que acercan los modos de contar del género a los de la novela (pensemos en la fuerte coherencia verosímil de su historia, el discurso focalizado, la ficcionalidad…) hacen del marbete “novela gráfica” algo más que una simple estrategia de marketing. Sin lugar a duda, el presente estudio es una pieza clave para la necesaria dignificación de un género demasiado olvidado por los estudios de literatura infantil y juvenil y con el que esperemos que la tendencia cambie, pues la novela gráfica no deja de ser un familiar muy cercano de ese pequeño objeto de deseo que llamamos álbum.

Palabra, imagen y novela gráfica. Tres ensayos producto de una cuidada reflexión teórica, con una evidente intención divulgadora (el formato y el precio de los cuadernos es buena prueba de ello) pero sin renunciar a una importante fundamentación conceptual exigida por los temas abordados. Una recomendación de presente que nos hace esperar con ansia futuras publicaciones.