Tornar

El perro que corria hacia una estrella

Mankell, Henning

Traductors:

Francisca J. Uriz

Editorial: Madrid: Siruela
Any: 2002
ISBN: 9788478444977
Edat: (12-14)

El perro que corría hacia una estrella no es estrictamente una novedad, pero la nueva edición en catalán de la saga juvenil de Henning Mankell nos permite recuperar estos títulos que no recomendamos en su momento y merecen un lugar en nuestra selección. Se trata del primer título de los cuatro libros juveniles de un autor bien conocido por sus novelas policíacas para adultos y otros trabajos. Aparecieron en sueco entre 1990 y 1998 y Siruela los editó en castellano entre 2002 y 2004. La saga del muchacho Joel Gustafson consta de los títulos: El perro que corría hacia una estrella, El niño que dormía con nieve en la cama, Viaje al fin del mundo y Las sombras crecen al atardecer, títulos editados conjuntamente con el mismo título del último por Debolsillo en 2007.
La serie nos muestra la maduración de Joel, desde los 11 hasta los 15 años. En este primer libro, que se puede leer perfectamente por separado, conocemos la situación y los personajes y asistimos al primer paso de Joel hacia la pérdida de la niñez y la entrada en la vida adulta. La acción de sitúa en un pueblo perdido de Suecia en los años cincuenta, más o menos correspondientes a la propia infancia del autor. Y hay que señalar que esta localización no es banal. La forma de vida en este entorno perdido es una primera curiosidad para nuestros lectores mediterráneos. Y la descripción invernal del paisaje, las gradaciones del frío y la luminosidad nocturna del río y el lago helado serán uno de los recuerdos más imborrables de su lectura. La mayor parte de la obra pasa de noche, desde que Joel sale de la escuela hasta que se acuesta y más allá, ya que su aventura se centra en un reiterado vagabundeo nocturno por las calles desiertas. Como el paisaje, los hechos que ocurren parecen iluminados por pequeñas luces visibles en la noche: unos personajes marginales y curiosos, pero especialmente humanos; un padre marinero, encallado sin sentido en un pueblo interior, pero muy atento a su hijo; una deseada bicicleta roja en un escaparate; un perro que cruza la noche … como si buscara una estrella. En este mundo tan real como de ensueño al mismo tiempo, Joel deambula entre fantasías sobre aventuras lejanas y deseos de comunicación y comprensión de un mundo poblado por personas tan solitarias como él. El narrador adopta un estilo externo para describir lo que se hace, lo que pasa, como si de una cámara se tratara, y combina este enfoque con la fusión con los pensamientos del niño que transmiten delicadamente toda la desorientación de alguien que empieza a interrogarse sobre la vida, en una magnífica ambivalencia entre la niñez y las preguntas vitales.
Ciertamente, siempre pasan cosas en el relato, pero no es una novela de acción. Quizás no es un libro para cualquier lector adolescente. Pero será una lectura importante para aquellos que se dejen deslumbrar por la auténtica literatura, por la autenticidad de los sentimientos y las conductas expresados y por la exploración nocturna hacia las estrellas en un mundo helado.