Tornar

Hambre de lobo

Pintus, Éric

Il·lustracions:

Rémi Saillard

Editorial: México D. F.: Océano Travesía
Any: 2011
ISBN: 978-607-400-543-1
Edat: (8-10)

Hace tres años que GRETEL tiene unos colaboradores excepcionales: los niños y niñas de la Escuela Francesc Aldea de Terrassa. Lara Reyes, miembro de nuestro grupo es su maestra. Desde el inicio, ha llevado a cabo un proyecto de movilización de libros en el aula que se ha extendido rápidamente a toda la escuela. Los niños tienen un lugar físico para la lectura en las aulas -un agradable espacio para tumbarse sin zapatos y entre cojines-, carteleras temáticas en torno a los libros preferidos de los niños, y una dotación bien dirigida para la biblioteca escolar. Pero más allá de los cambios físicos, el tiempo que se dedica a la lectura literaria y el hecho de que se converse y se escriba mucho sobre libros (tanto en proyectos de aula, como en un bloc que mantienen de la mano de la maestra:http://blocs.xtec.cat/cepcescaldea3r/) han sido claves para la consolidación de una comunidad de lectores que comparten referentes y complicidades a partir de sus lecturas. Una complicidad que se ha extendido a autores, ilustradores, editores, libreros y especialistas en LIJ, con los que se relacionan habitualmente. Todo ello ha permitido a «les talpetes»-el grupo se autodenomina así por el libro de Wolf Eribuch: El topo que quería saber quién le había hecho aquello en la cabeza– entender el complejo entramado de actores que permiten que se encuentren lectores y textos. Hace poco, las talpetes han comenzado a entrenarse en el arte de escribir reseñas. He aquí nuestras recomendaciones del mes, elegidas y escritas por tres de estos sabios críticos literarios.

Este es otro de los muchos libros de lobos sobre hambre, pero Hambre de lobo refleja el hambre de manera inversa al resto de libros de este tipo. Un libro visto desde el punto de vista del lobo, que defiende sus razones para comer y donde se ve que incluso un carnívoro como él, tiene problemas para sobrevivir. El formato y el tema del libro, a primera vista, parece para niños pequeños, pero no: trata un tema importante sobre los lobos que un niño pequeño no entendería, ya que los más pequeños están acostumbrados al típico cuento popular en el que el lobo es malvado y no tiene razón de ser. Hojeando a simple vista hay dos elementos que engañan y hacen pensar que es para pequeños: los dibujos y las letras. La mayor parte de las ilustraciones, disponen de un fondo naranja, el lobo y algún sencillo elemento y en cuanto a las letras, algunas son más grandes, otros de colores y algunas  torcidas. Otro aspecto que caracteriza el álbum es que, a diferencia de muchos otros cuentos, el narrador empieza narrando en segunda persona. Es como si hablara con el lobo, exactamente esa sensación. Finalmente y volviendo al tema inicial, también muestra una parte humorística. Hasta ahora, hemos hablado en general del tema que trata, pero ahora hablaremos del final: ¿cómo se puede resolver un problema de hambre? ¡Pues con comida! Y como ocurre en la mayoría de cuentos, el protagonista acaba saliendo ganandor. El humor se crea cuando llega la cena del lobo, o sea, un conejo. El conejo lo ametralla a 28 insultos, algunos curiosos, otros alocados como por ejemplo «cuadrúpedo inconcluso» o «loco chiflado». La resolución del conflicto se hace con un final feliz que aporta humor gracias al comportamiento del conejo cuando se da vuelta a la tortilla. Dani Valenzuela.

Dani Valenzuela. 11 años. Es una avezado lector que ha leído libros de toda índole y con un agudo sentido crítico. Pero Federick, es su favorito, porque él mismo es como el entrañable roedor de ese àlbum: es un poeta.